Aspectos destacables de la nueva ley de divorcio

Publicado en por Ma.I.Pérez

En España, el divorcio está regido por las disposiciones de la ley 15/2005, que modificó sustanciales aspectos del código civil y de la ley de enjuiciamiento civil, que hasta el año 2.005 regulaban la materia. La nueva legislación apunta a dar mayor agilidad al proceso y aliviar el coste del divorcio, al eliminar instancias previas, que antes eran obligatorias.

No se requiere separación previa

La nueva ley, aprobada el 8 de julio del año 2005 dejó claramente diferenciadas las instancias del divorcio y la separación, al establecerlas como opciones independientes.

También eliminó las causales para poder formalizar cualquiera de los dos procedimientos, de tipo contencioso.

El único requisito que exige, para poder separarse o divorciarse, es que hayan pasado tres meses desde la celebración del matrimonio.

Con la anterior normativa, el divorcio solo se podía iniciar un año después de haber formalizado la separación judicial.

Las leyes de divorcio vigentes no solo dan mayor celeridad al proceso de divorcio, sino que implica un menor costo económico, ya que se evita la duplicidad de trámites y gastos.

Custodia compartida

La ley 15/2005 creó dentro del proceso de divorcio, la figura de la custodia compartida de los hijos, por acuerdo entre los dos cónyuges.

De esta manera, la pareja podrá decidir quién de los dos asume la custodia de los menores, o si la llevan adelante en forma conjunta.

El juez solo podrá intervenir, si los padres no alcanzan un consenso, en atención al interés y beneficio de los hijos, y procurando siempre no separar a los hermanos.

Con estas modificaciones, la nueva legislación privilegia la libertad de los padres, a la hora de decidir sobre el ejercicio de la patria potestad.

Pensión compensatoria

La nueva ley que regula el divorcio en España, creó también la llamada “pensión compensatoria”.

Se trata de una prestación que uno de los cónyuges dará al otro, si éste justifica que se para el verá desfavorecido económicamente por causa del divorcio o separación.

Esta pensión puede ser una partida fija, o mensual y porcentual a los ingresos, y también puede ser vitalicia o temporal.

Los alcances de esa contribución también podrán ser establecidos por pacto entre los esposos, o directamente por el Juez.

Mediación voluntaria

La nueva ley incorpora la mediación, como un recurso voluntario que puede utilizarse para solucionar litigios familiares.

Cualquiera de los esposos puede solicitar al juez, en cualquier momento del trámite de divorcio, que se suspendan las actuaciones judiciales, y se de paso a la mediación familiar.

Si el juez valida la petición, se dará paso al estudio de los temas objeto de litigio, a través de un mediador, el que deberá tener carácter neutral e imparcial.

Ruptura

Etiquetado en Pareja

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post