Cadillac el dorado convertible: historia y características

Publicado en por Ma.I.Pérez

Hay automóviles que nacieron para hacer historia. Cadillac el dorado es un majestuoso vehículo, que fue catalogado en 1976 como el último convertible de Estados Unidos. Su espectacularidad era tal, que fue elegido por Dwight Eisenhower para desfilar por las calles de Washington, en enero de 1953, antes de ser investido como el Presidente número 34 de Estados Unidos.

Lujo americano

El dorado convertible fue lanzado al mercado norteamericano en el año 1953, y hasta 1985 formó parte de la producción de Cadillac.

Se trata de un prototipo de lujo, caracterizado por sus formas voluptuosas, grandes dimensiones, y la profusión de elementos cromados, recursos muy utilizados a mediados de los años cincuenta.

El majestuoso descapotable creado en 1953 medía 5,48 metros de largo, y la distancia entre sus ejes era de más de 300 centímetros.

En su versión estándar, de 2 puertas, llevaba un propulsor V8 de 5.400 centímetros cúbicos, que le permitía alcanzar velocidades de hasta 160 kilómetros por hora.

Poseía una caja de cambios de 4 marchas, y entre las mayores novedades para la época, se destaca su dirección de asistencia hidráulica y su amplio parabrisas panorámico.

En 1954, la serie de este convertible Cadillac ganó aún más en dimensión y potencia.

Su longitud alcanzó los 5,67 metros y su motor V8 obtenía un rendimiento de 175 CV, logrando alcanzar velocidades de hasta 165 kilómetros por hora.

A medida que fueron pasando los años, Cadillac fue modificando considerablemente tanto el estilo de carrocería como el diseño mecánico de su modelo convertible.

Sin embargo, El Dorado siempre estuvo en la cima de la línea Cadillac, en materia de elegancia y suntuosidad.

El último americano sin techo

En 1976, Cadillac lanzó al mercado una edición especial de El Dorado, de 14.000 unidades.

Por esos tiempos, ya había pasado el furor de los automóviles convertibles, al menos en Estados Unidos.

Por ese motivo, estos vehículos fueron publicitados como “los últimos descapotables americanos”, y muchos de ellos fueron vendidos a coleccionistas e inversores.

De los 14.000 que se fabricaron ese año, 200 fueron reservados para conmemorar los 200 años del nacimiento de Estados Unidos (“Edición Bicentenario”).

Estas 200 unidades eran de color blanco, con detalles rojos y azules en la parte superior de su carrocería.

Sin embargo, en 1984, Cadillac creó una versión convertible de otra línea de sus modelos: El Dorado Biarritz, del que se vendieron a partir del año siguiente, 3.000 unidades.

Este modelo fue finalmente el último lanzado al mercado de la gama de El Dorado Convertible.

Por haberse dejado de fabricar, por sus líneas y su majestuosidad, el Cadillac El Dorado Convertible sigue siendo una gran atracción y es muy buscado por los coleccionistas.

1973 Cadillac Eldorado Convertible Ad

Etiquetado en Coches

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post