¿Cómo hacer divisiones? - Educación infantil

Publicado en por Ma.I.Pérez

A muchos niños se les hace difícil realizar las tareas de matemáticas en la escuela primaria y necesitan del apoyo y la paciencia de sus padres para lidiar con estas actividades. En este artículo les ofrecemos juegos ingeniosos y divertidos para aprender a dividir.

Repartir para dividir

Los juegos de mates son una buena alternativa para que los pequeños puedan aprender con mayor facilidad y así desterrar el mito de que las cuentas son complicadas y aburridas.

Una vez que los niños tienen claro el concepto de multiplicación, podemos comenzar a introducirlos en el mundo de la división y sus variables.

Lo ideal es hacerlo a partir de estrategias sencillas de reparto igualitario para ir de a poco aumentando la complejidad de los procedimientos.

Es importante, además, que los juegos estén diseñados en base a objetos que a los niños les resulten cotidianos, y que su mecánica sea sencilla.

Juego de golosos

Este juego es ideal para comenzar a entender el concepto básico de la división. Por ejemplo, ofrecemos a 3 amiguitos, 9 caramelos y 6 chupetines. Luego les pedimos que los repartan entre ellos, en partes iguales, sin que sobre ninguno. Es importante utilizar las palabras “reparto” y “entre” a la hora de explicar la dinámica del juego.

Una vez finalizada la división, los pequeños estarán felices de consumir las golosinas que a cada uno le haya tocado.

Juego de artistas

Ésta podría ser una opción para niños menos golosos y más creativos. Aquí, por ejemplo, participan 6 niños, a cada uno de los cuales le damos una cajita. Luego ponemos sobre la mesa 24 lápices de colores y les pedimos que los coloquen repartidos entre las distintas cajas, cuidando que todas tengan el mismo número de colores.

Al concluir el juego de división, cada niño hará un dibujo con los 4 lápices que encontró en su cajita.

Ensalada de frutas

Avanzamos ahora hacia un escalón de mayor complejidad en el trabajo de divisiones, con repartos desiguales, con residuo superior a cero. En este juego podemos utilizar, por ejemplo: 2 peras, 4 manzanas y 5 plátanos, para repartirlos entre 4 niños. Con las manzanas, los niños no tendrán problemas, pero las peras no alcanzarán para todos y con los plátanos, tendrán sobrante.

Entonces, les mostraremos cómo partiendo las peras en mitades, podemos realizar el reparto equitativo, y cómo con los plátanos, habrá una fruta excedente, equivalente a la cifra residual de la división. Una vez resuelto el desafío, el juego finaliza con una divertida merienda frutal.

El equipo de investigadores de la Facultad de Educación de la Univers

Etiquetado en Educación infantil

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post