¿Cómo hacer yoga por primera vez?

Publicado en por Ma.I.Pérez

El yoga es una disciplina de milenaria tradición, orientada a lograr la armonía física y espiritual en el individuo. Entre otros beneficios, el yoga nos permite reducir los niveles de estrés y luchar contra la depresión. Si quieres comenzar a practicar yoga, toma en cuenta las sugerencias de este artículo.

Yoga y Meditación

Practicar yoga no es difícil; puedes hacerlo en tu casa. No requiere vestimenta especial ni un lugar exótico para su despliegue. Alcanza con elegir ropa cómoda y un sitio libre de ruidos.

Debes saber además que una clase de yoga bien realizada debe llevarse a cabo en un clima de profunda concentración y relax, tanto mental como física. Nunca olvides que yoga y meditación son dos experiencias que siempre caminan juntas.

Por esa razón, elije las horas de mayor tranquilidad para iniciar la práctica del yoga. Un buen momento suele ser la primera hora de la mañana, antes de que comience el fragor de la jornada laboral. Para una sesión inicial, bastarán quince a veinte minutos de práctica.

Buscar información

Antes de emprender la práctica del yoga, conviene conocer todas las variantes que tiene esta disciplina y elegir las más adecuadas a nuestra aptitud física.

Existe en el mercado una amplia variedad de libros y videos didácticos con instrucciones muy precisas sobre la práctica de yoga. Es conveniente que antes de iniciar los ejercicios, leas u observes todo el material. Esto te dará una idea de qué posturas o “asanas” puedes realizar en la primera sesión y cuáles no, a efectos de evitar lesiones. Recuerda que nunca debes forzar tu cuerpo; el yoga requiere plasticidad y armonía de movimientos.

Accesorios que ayudan

Para crear un buen clima de relax, se pueden colocar velas, poner música muy suave o encender algún sahumerio en el lugar de trabajo de yoga.

Para facilitar la práctica de algunas posturas, podemos utilizar también artículos de yoga, como bandas o bloques de foam. Estos implementos serán muy útiles, especialmente en el caso de personas de avanzada edad, o que presentan escasa flexibilidad física.

Si pese a todos estos consejos, no te animas a iniciar tu primera clase de yoga, puedes pedir la asistencia de un instructor de yoga. Muchos de estos instructores han estudiado con los grandes maestros orientales de esta disciplina y están entrenados para servir de guía a los principiantes. Seguramente ellos te enseñarán a hacer meditación de la forma adecuada y te llevarán hacia la práctica de un yoga más feliz y saludable.

Etiquetado en Sexualidad

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post