¿Qué ventajas tiene comprar un coche de segunda mano?

Publicado en por Ma.I.Pérez

Cuando el dinero no alcanza, o no se obtiene el crédito necesario para llegar al coche nuevo, muchos compradores optan por un vehículo usado, con un precio más accesible. Sin embargo, la economía no es la única ventaja que tienen los vehículos de ocasión con respecto a los que están para estrenar. En este artículo se analizarán esas ventajas.

Más barato

Sin lugar a dudas, el precio del auto es el elemento más contundente para inclinar la balanza a favor del un vehículo de segunda mano.

Seguramente, más del 80% de los compradores de unidades usadas adquirirían vehículos nuevos, o al menos kilómetro cero, si pudieran acceder cómodamente a sus valores de venta.

La realidad indica que no siempre se está en condiciones económicas de hacer un gasto de la magnitud que implica la compra de un coche nuevo, en especial si se pretende un vehículo de media o alta gama.

Por el solo hecho de salir del concesionario, al otro día de su primera venta, un coche pierde el 20% de su valor.

Por lo tanto, el segundo comprador de esa unidad ya tendrá un ahorro considerable en su inversión, el que se irá incrementando de acuerdo a los años y kilometraje que han separado ambas ventas.

Negocio inmediato

Aunque se cuente con el dinero suficiente para comprar un coche nuevo de determinada marca y modelo, no siempre la unidad que se pretende se consigue en stock.

Muchas veces, a requerimiento del comprador, el concesionario debe pedirlo de fábrica, y no siempre será rápida la entrega de la unidad solicitada.

Dependiendo del modelo y la marca, y también de la época, la espera puede llegar a ser de varios meses.

Por lo tanto, si el comprador tiene urgencia en disponer del auto, la única opción será comprar una unidad usada, que encontrará con facilidad entre las múltiples ofertas de coches que tiene el mercado de segunda mano.

Normalmente, los coches usados son de entrega inmediata.

Una vez formalizado el acuerdo con el vendedor, pagado el precio y hechos los trámites necesarios, el comprador puede llevárselo andando.

Menor pérdida

Si se mide la inversión en términos económicos, además del precio, hay otra ventaja para los coches de segunda mano.

Muchas veces, cuando se compra un auto, se piensa en un negocio transitorio, solo por algunos años.

Es más, en el momento de la compra, algunos compradores ya tienen en mente la idea de que a corto plazo, éste será cambiado por otro modelo o por otra versión, con diferentes prestaciones.

En ese caso, si se compró un coche nuevo, se perderá bastante dinero a la hora de su venta.

Aunque hayan pasado apenas semanas o meses desde su compra, ya la unidad será usada, y su valor estará depreciado como tal.

En cambio, si se compró una unidad de segunda mano, la siguiente venta no tendrá esa variación a la baja tan considerable. Incluso, si se le hicieron mejoras a la unidad, tal vez hasta se pueda obtener una ligera ganancia.

1360-Seat 1430 en Coruña

Etiquetado en Coches

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post